Mis origenes

En casa, cuando eramos niñ@s mis herman@s y yo vendimos comida en el barrio, podía ser desde tamales, elotes, pan de nata, pay de queso, de limón, pastelitos de queso, budín y un sin fin de deliciosos platillos, los vecinos que ya nos conocían,sabían que la cocina de mi mamá es y era una garantía de sabrosura, incluso reclamaban cuando pasaban días y no salimos a vender, normalmente lo hacíamos por las tardes y era un reto venderlo todo y a veces teníamos que hacer más, pues en días de lluvia o fresco a la gente le apetece mas algo dulce con que sentirse apapachado para restar ese “frio” que pongo entre comillas, porque en ese entonces no bajaba de 20 grados. El salir a vender, ir a ofrecerle a las vecinas, Doña tete, Doña luisa, Doña blanca,Doña Rosy, las hermanas Cural y un largo etc, era algo que me gustaba particularmente, en general la gente nos tenia mucho aprecio, supongo que valoraban el hecho de ganarnos los centavos de esta manera y lo demostraban con su cariño y siendo nuestr@s clientes. Ahora de mayor, descubro que esa fue una escuela para mi, el aprender a disfrutar del relacionarme con la gente, consentirla llevándole a la puerta de su casa un pedacito de cielo amasado por mi mamá y a veces por nuestras pequeñas manos.
Muchas veces nos quejamos de las circunstancias pues no siempre nos parecen las mejores, pero uno nunca sabe cuanto bien nos pueden hacer esas experiencias. Aprendí a disfrutar del hecho de ganarnos la vida así, de tener poco y mucha creatividad, me enseño a no tener vergüenza, a que la comida siempre te salva y que es una de las mejores maneras de demostrar el amor por los demás. 
Soy Margarita, La Malinche y también La negrita del Fovi, Hija de Doña Consuelo y Don Augusto.
Estos son mis orígenes y los bendigo ❤